RESISTENCIA AL FUEGO

El fuego ha constituido una amenaza preeminente para la sociedad humana desde que el hombre por primera vez construyó edificios y los agrupó en pueblos y ciudades.  Para contrarrestar esta amenaza, las propiedades únicas de resistencia al fuego de los productos de yeso se han utilizado por siglos para proteger a los edificios del fuego.  Luego del Gran Incendio de Londres en 1666, Luis XIV de Francia temía que su ciudad capital sufriera el mismo destino.  Emitió un decreto real en 1667 que ordenaba que todos los edificios de madera se protegieran con un revestimiento de yeso.  Así, uno de los primeros códigos contra incendios provocó que este material extraordinario se convirtiera en el yeso de París.  La ciencia de la ingeniería de seguridad contra incendios avanzó mucho a lo largo de los años para proporcionarnos un entendimiento en profundidad de las etapas críticas del inicio, crecimiento, contención y supresión del fuego.  Ese conocimiento permitió a los códigos de los edificios actuales y a los ingenieros de protección contra incendios proporcionar estructuras a prueba de incendios para nuestras casas y ciudades.  Esta sección presenta los principios de la protección contra incendios para edificios.