It looks like you entered an employee email address, but this is the customer sign-in. Use the link below instead.

Transporte marítimo sustentable

Gypsum Transportation Limited, filial de envíos de USG, ha establecido de forma continua el estándar de transporte marítimo no perjudicial para el medio ambiente.  Cada buque está equipado con tecnología innovadora, diseñada para minimizar los efectos de los barcos en el medio ambiente y prevenir la polución. El A. V. Kastner, construido en 1987, el Gypsum Centennial, construido en 2001, y el Gypsum Integrity, construido en 2009, se diseñaron para cumplir o superar las exigencias más estrictas de los EE. UU. al momento de zarpar.  

Todos nuestros barcos cumplen o superan los requisitos medioambientales de la Organización Marítima Internacional y los puertos con los que comerciamos. Nuestras operaciones con navíos no solo cuentan con la certificación obligatoria del código ISM (Código Internacional de Gestión de la Seguridad), sino también con la norma ISO 9001:2000 y la norma medioambiental ISO 14001:2004, reconocida internacionalmente.  

Además, estamos orgullosos de haber adoptado las siguientes medidas que van mucho más allá de estas normas para garantizar la responsabilidad ambiental en el mar:

  • USG fue el primero en usar buques de doble casco completo que protegen el medio ambiente de pérdidas de combustible al contenerlas dentro del espacio vacío entre el agua y los tanques de combustible. La decisión de usar buques de doble casco completo antecedió por casi ocho años a la legislación oficial de “tanque de combustible protegido”.  
  • Sabiendo que la gestión del agua de lastre es uno de los problemas públicos más delicados del transporte marítimo actualmente, el Centennial y el Integrity se diseñaron con sistemas de gran capacidad para transferir el agua de lastre. Esto permite que los barcos realicen el intercambio de lastre a distancias seguras de la costa, lo que evita así la transferencia de especies invasoras de una área a otra. Muchos años antes de que se ejecutaran las normas, ya gestionábamos el agua de lastre diligentemente y de manera voluntaria.
  • No usamos refrigerantes para nuestras unidades de refrigeración y HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado), ya que es sabido el daño considerable que estos producen a la capa de ozono y al calentamiento global. Además, contamos con sistemas de detección de fugas de gas y sistemas de recuperación de gas que, prácticamente, eliminan la posibilidad de dañar el medio ambiente.
  • Fuimos los primeros en el mundo en instalar un motor principal de baja velocidad, controlado electrónicamente, para reducir los óxidos de nitrógeno y otros contaminantes por la combustión de los motores en nuestros barcos Gypsum Centennial y Gypsum Integrity.  Esta tecnología da como resultado un motor “sin humo” en todo momento, confirmado por el equipamiento que colocamos de manera voluntaria de sistemas de control del conducto de salida de humo.
  • Los buques Gypsum Centennial y Gypsum Integrity procesan las aguas residuales en una planta de tratamiento de aguas negras a bordo que cumple con todas las normas, de modo que solo se elimine agua limpia.
  • Más de diez años antes de que la OMI impusiera un requisito para esto mismo, ya recubríamos los cascos de nuestros navíos con una pintura libre de estaño de alta calidad que evita la incrustación de depósitos y reduce la “resistencia” en el navío mientras navega.  La pintura que evita la incrustación de depósitos reduce directamente el consumo de combustible y las emisiones posteriores.
  • Reducimos el polvo en la descarga mediante el uso de un diseño de sistema hermético y de agentes humectantes.

Lloyds Registry reconoció el compromiso de USG para mantener un transporte marítimo que no perjudique al medio ambiente y distinguió al Gypsum Integrity con su calificación Environment Protection (EP). También nos otorgó la calificación Green Passport por el compromiso para reducir la polución “de principio a fin” en los barcos.